Los niños de las madres que hacen ejercicio antes y durante el embarazo podrían tener un mejor rendimiento académico

Cada vez es más sólida la evidencia que muestra que los beneficios de llevar un embarazo activo no solo se limitan a la salud de la madre, sino también a la del bebé. Menos conocidos son los efectos que tiene el ejercicio durante este periodo sobre el desarrollo cognitivo del niño. Además, estudios recientes muestran que ser activa antes y durante el embarazo puede mejorar el desarrollo cognitivo del hijo.
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

Según la hipótesis de Barker, establecida en los años 80, la incidencia de algunas de las enfermedades que se dan durante la edad adulta se relaciona con la calidad del ambiente intrauterino en el que el feto se desarrolló durante la gestación (1–3). Casi 40 años después, este concepto conocido como programación intrauterina o fetal sigue siendo objeto de investigación en todo el mundo. De acuerdo a la teoría de la programación fetal, factores ambientales como la nutrición, el estado anímico o la exposición a sustancias contaminantes a las que está expuesta la madre durante el embarazo condicionarán el desarrollo del feto y consecuentemente la salud futura del bebé. Y es que lo que pase durante las primeras etapas de la vida, incluyendo el periodo intrauterino, va a condicionar en gran medida el estado de salud durante el resto de la vida. Periodos de hambruna como el vivido en Holanda en el invierno de 1944-1945, y conocido como el invierno del hambre, han servido como modelo de estudio del impacto entre el ambiente al que está expuesta la madre durante el embarazo y la salud del bebé e incluso posteriormente en edad adulta (4–8). 

En este contexto, el ejercicio físico durante el embarazo ha demostrado ser un factor clave en la generación de un entorno intrauterino ideal para el correcto desarrollo el feto. Ya hemos hablado en anteriores ocasiones de los numerosos beneficios que aporta la realización de ejercicio durante el embarazo tanto a la madre como al bebé. Sin embargo, menos conocidos son los efectos del ejercicio durante este periodo sobre el desarrollo cognitivo del niño. 

Los niveles de ejercicio de la madre podrían condicionar la inteligencia del hijo

Un estudio clásico realizado hace más de 25 años fue el primero en derribar el mito hasta entonces existente de que los hijos de las madres que habían realizado ejercicio regularmente durante el embarazo veían limitada su capacidad cognitiva (9). El Dr. Clapp demostró que a los 5 años estos niños tenían un mejor rendimiento en los tests de inteligencia y de lenguaje oral que los niños de madres que no se habían ejercitado de forma regular (9). Posteriormente, han sido varios los estudios que, con resultados satisfactorios, han continuado investigando si la realización de ejercicio de intensidad moderada durante el embarazo deterioraría el neurodesarrollo de los niños (10–13). De hecho, parecen tan sólidos los beneficios del ejercicio realizado a lo largo del embarazo sobre el neurodesarrollo neonatal que, como se vio en un ensayo controlado aleatorizado, incluso desde los primeros días de vida empiezan a observarse efectos positivos sobre el cerebro de los bebés (14). Así, investigadores de la Universidad de Montreal (Canadá) que midieron mediante electroencefalograma la actividad cerebral de los recién nacidos entre el 8º y 15º día de vida, encontraron que los bebés de las madres que habían realizado ejercicio a partir del 2º trimestre de embarazo tuvieron un desarrollo cerebral más maduro, es decir, sus cerebros se habían desarrollado más rápidamente en esa 1ª etapa de la vida (14). Estos resultados fueron confirmados por una reciente revisión realizada por investigadores de la Universidad de Castilla-La Mancha (Cuenca, España) (15). El trabajo, liderado por el Dr. Vicente Martínez-Vizcaíno, concluyó que la actividad física durante el embarazo ejerce beneficios en el desarrollo neurocognitivo de los hijos (15). Sin embargo, estos estudios se centraron en los efectos observados en los primeros años de vida (≤7 años) y no tuvieron en cuenta el efecto de la actividad física materna realizada antes del embarazo. 

¿Estás disfrutando de este artículo?

Accede a más de 600 artículos y podcast, Fissac Mag, webinars y mucho más…

¡Empieza el año con buen pie!
¡Ahora 20% de descuento en Fissac!

Oferta válida hasta el 31 de Enero de 2022. Puedes pausar o cancelar tu suscripción cuando quieras.

Lo interesante ahora sería comprobar si la actividad física realizada antes del embarazo puede ser igualmente importante para el desarrollo cognitivo de los niños y si los beneficios sobre el cerebro hallados como consecuencia de un embarazo activo pueden tener continuidad a largo plazo (por ejemplo, durante la adolescencia). Contestar a estas dos cuestiones fue el objetivo del estudio UP&DOWN realizado por investigadores de diferentes universidades españolas (16). El estudio incluyó más de 1800 jóvenes de entre 6 y 18 años y sus respectivas madres. Tras ajustar por variables como el nivel educativo de la madre, peso al nacer, edad gestacional, nivel de actividad física o condición física, los chicos cuyas madres practicaron actividad física antes del embarazo tuvieron un mayor rendimiento académico que aquellos de madres que no la practicaron. Del mismo modo pasó con los de madres que realizaron actividad física durante el embarazo con respecto a los de las que no la practicaron. Además, los jóvenes de madres que permanecieron activas en ambas etapas (realizaron actividad física antes y durante el embarazo) obtuvieron puntuaciones más altas en todos los indicadores de rendimiento académico (oscilando entre +0,358 y +0,543 puntos) que los de madres que fueron inactivas antes y durante el embarazo. Por último, los chicos cuyas madres permanecieron activas obtuvieron en general puntuaciones más altas en todos los indicadores de rendimiento académico (entre +0,368 y +0,546 puntos) que los de madres que empezaron a realizar actividad física durante el embarazo. Es decir, efectivamente, practicar actividad física antes del embarazo parece ser al menos tan importante como realizarla durante el mismo para el desarrollo cognitivo, y los beneficios se extenderían incluso más allá de la adolescencia temprana. No obstante, son necesarios nuevos estudios, ya que estos positivos resultados se produjeron en los chicos, pero no en las chicas.

Figura 1. Los niños de las madres que hacen ejercicio antes y durante el embarazo podrían tener un mejor rendimiento académico.

Conclusiones

Cada vez es más sólida la evidencia que muestra que un embarazo activo no solo beneficia a la madre, sino también al hijo a corto y largo plazo. Estos resultados deberían animar a mantenerse activas, sobre todo, a las mujeres que estén planteándose quedarse embarazadas o que de hecho ya lo estén, ya que el realizar ejercicio antes y durante el embarazo puede suponer una importante ventaja para la salud y el desarrollo cognitivo de sus hijos, lo que podría marcarles para el resto de su vida.


Referencias:

1.        Barker DJP, Osmond C. Infant Mortality, Childhood Nutrition, and Ischaemic Heart Disease in England and Wales. Lancet. 1986;327(8489):1077–81. 

2.        Barker DJP, Osmond C, Golding J, Kuh D, Wadsworth MEJ. Growth in utero, blood pressure in childhood and adult life, and mortality from cardiovascular disease. Br Med J. 1989;298(6673):564–7. 

3.        Barker DJP. The fetal and infant origins of adult disease. Br Med J. 1990;301(6761):1111–1111.

4.        Banning C. Food Shortage and Public Health, First Half of 1945. The ANNALS of the American Academy of Political and Social Science. 2016;245(1):93–110.

5.        Roseboom TJ, Van der Meulen JHP, Osmond C, Barker DJP, Ravelli ACJ, Schroeder-Tanka JM, et al. Coronary heart disease after prenatal exposure to the Dutch famine, 1944–45. Heart. 2000;84(6):595–8.

6.        Roseboom TJ, Van Der Meulen JHP, Osmond C, Barker DJP, Ravelli ACJ, Bleker OP. Adult survival after prenatal exposure to the Dutch famine 1944–45. Paediatr Perinat Epidemiol. 2001;15(3):220–5.

7.        Ekamper P, Van Poppel F, Stein AD, Bijwaard GE, Lumey LH. Prenatal Famine Exposure and Adult Mortality From Cancer, Cardiovascular Disease, and Other Causes Through Age 63 Years. Am J Epidemiol. 2015;181(4):271–9. 

8.        Painter RC, Roseboom TJ, Bossuyt PMM, Osmond C, Barker DJP, Bleker OP. Adult mortality at age 57 after prenatal exposure to the Dutch famine. Eur J Epidemiol. 2005;20(8):673–6.

9.        Clapp JF. Morphometric and neurodevelopmental outcome at age five years of the offspring of women who continued to exercise regularly throughout pregnancy. J Pediatr. 1996;129(6):856–63.

10.      Clapp JF, Simonian S, Lopez B, Appleby-Wineberg S, Harcar-Sevcik R. The one-year morphometric and neurodevelopmental outcome of the offspring of women who continued to exercise regularly throughout pregnancy. Am J Obstet Gynecol. 1998;178(3):594–9.

11.      Jf C, Appleby-Wineberg S, Harcar-Sevcik R. Does regular exercise during pregnancy affect the physical growth or mental development of infants? West J Med. 1999;170(5):264.

12.      Domingues MR, Matijasevich A, Barros AJD, Santos IS, Horta BL, Hallal PC. Physical Activity during Pregnancy and Offspring Neurodevelopment and IQ in the First 4 Years of Life. PLoS One. 2014;9(10).

13.      Ellingsen MS, Pettersen A, Stafne SN, Mørkved S, Salvesen K, Evensen KAI. Neurodevelopmental outcome in 7-year-old children is not affected by exercise during pregnancy: follow up of a multicentre randomised controlled trial. BJOG. 2020;127(4):508–17. 

14.      Labonte-Lemoyne E, Curnier D, Ellemberg D. Exercise during pregnancy enhances cerebral maturation in the newborn: A randomized controlled trial. J Clin Exp Neuropsychol. 2017;39(4):347–54. 

15.      Álvarez-Bueno C, Cavero-Redondo I, Sánchez-López M, Garrido-Miguel M, Martínez-Hortelano JA, Martínez-Vizcaíno V. Pregnancy leisure physical activity and children’s neurodevelopment: a narrative review. BJOG An Int J Obstet Gynaecol. 2018;125(10):1235–42.

16.      Esteban-Cornejo I, Martinez-Gomez D, Tejero-González CM, Izquierdo-Gomez R, Carbonell-Baeza A, Castro-Piñero J, et al. Maternal physical activity before and during the prenatal period and the offspring’s academic performance in youth. The UP&DOWN study. J Matern Neonatal Med. 2016;29(9):1414–20. 

Para seguir leyendo, suscríbete a Fissac+

Accede a más de 600 artículos y podcast, Fissac Mag, webinars y mucho más…

¡Empieza el año con buen pie!

20% de descuento

Aplicable a la suscripción anual. Oferta válida hasta el 31 de Enero de 2022.

La opción más económica para estar al día sobre fisiología, salud y ejercicio en estos tiempos que corren.

Anual

20% descuento

Todo el contenido de Fissac+

47,99€ 59,99€ /año

Ahorra un 44% con la suscripción anual

Mensual

Prueba Fissac+

Todo el contenido de Fissac+

1€ /primer mes

Después 7,99€ /mes

Diciembre 2021

Mikel Izquierdo

Que la fuerza te acompañe

Septiembre 2021

Aitor Viribay

Metabolismo

Junio 2021

FOTO DE PERFIL

José Antonio López Calbet

En los adentros de la fisiología del ejercicio

Abril 2021

Foto de perfil de los dos juntos

Carolina Marín y Guillermo Sánchez

Road to
Tokio

¡Bienvenid@ de nuevo!

Nos alegramos de verte por aquí.

Inicia sesión para acceder a tu cuenta

¡Bienvenid@ de nuevo!

Nos alegramos de verte por aquí.

¡Arranca el año con buen pie!

47,99€ 59,99€/año

Oferta válida hasta el 31 de Enero de 2022

Elige tu plan en Fissac+

Te esperamos en el lado oscuro

Hazte socio y disfruta de todo el contenido de Fissac+

Mensual · 1€ / primer mes

Después 6,99 EUR /mes

Anual · 49,99€ /año

Todo el contenido de Fissac+

Puedes cancelar tu suscripción cuando quieras, aunque esperamos que te quedes;)