En 1968, Bengt Saltin publicó los resultados de un estudio experimental en el que se analizaban las secuelas de pasar 20 días de reposo en cama.
Pasados 30 años, las mismas personas que “sufrieron” ese experimental, volvieron al laboratorio de Saltin. Las pruebas concluyeron que 20 días de reposo en cama producen un mayor descenso en la capacidad cardiorrespiratoria que 30 años de envejecimiento.

No Hay Comentarios
Comentarios a: Mobile

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Accede a tu cuenta