Fibrosis miocárdica en deportistas ¿qué sabemos?

graham-mansfield-y7ywDXWJ-JU-unsplash
Existe controversia con respecto a si grandes cargas de entrenamiento durante toda la vida podrían tener ciertos efectos perjudiciales, especialmente a nivel cardiovascular. Estudios recientes sugieren que los deportistas podrían tener un mayor riesgo de presentar fibrosis miocárdica que la población general, lo cual puede tener importantes repercusiones. ¿Pero qué sabemos realmente al respecto?

Que realizar ejercicio es bueno para la salud es algo que todos sabemos (o deberíamos saber). Sin embargo, existe una mayor controversia con respecto a si grandes dosis de ejercicio, especialmente si se realizan durante toda la vida — como ocurre por ejemplo en los deportistas profesionales — podrían llegar a ser perjudiciales. 

El debate sobre los potenciales efectos adversos del ejercicio para la salud existe especialmente en el ámbito de la cardiología. Por un lado, la evidencia científica muestra que las personas que han realizado deporte durante toda su vida y que continúan realizándolo a una avanzada edad (conocidos como “deportistas máster”) presentan una mayor funcionalidad que las personas de su misma edad que no realizan deporte, consiguiendo atenuar el deterioro cardiorrespiratorio que ocurre normalmente con la edad. Así, diversos estudios han mostrado que personas mayores (>60 años) que han mantenido su actividad deportiva durante toda la vida muestran una función cardíaca (incluyendo importantes variables como la función diastólica o el volumen sistólico) y vascular (incluyendo variables como la capacidad de las arterias para dilatarse) (1–3) comparable a la de personas jóvenes. Sin embargo, son varios los estudios que han hecho saltar las alarmas al mostrar una mayor incidencia de ciertas patologías cardiovasculares en los deportistas master en comparación con la población general, lo cual podría sugerir que el sobre-esfuerzo repetido podría tener repercusiones negativas para la salud del corazón a largo plazo.

Fibrosis miocárdica en deportistas

Una de las mayores preocupaciones en torno a los deportistas master es la presencia de parches fibróticos (tejido fibroso que aparece en el corazón a modo de “cicatriz” tras una lesión que produce la necrosis del tejido afectado). Hace más de 10 años, un estudio publicado en el European Heart Journal mostraba que, de 108 corredores de maratón con más de 50 años, un 12% presentaba fibrosis miocárdica, siendo la presencia de esta condición mayor entre aquellos que habían completado más maratones (4). Es importante mencionar que estos parches fibróticos disminuyen la funcionalidad del tejido cardíaco y se asocian, al menos en la población general, a un mayor riesgo de eventos cardiovasculares, arritmias y mortalidad (5,6). Por lo tanto, su diagnóstico es de vital importancia. De hecho, en un estudio posterior los investigadores realizaron un seguimiento de 6 años a los deportistas antes mencionados y observaron una mayor incidencia de eventos cardíacos en aquellos que habían mostrado fibrosis miocárdica en comparación con aquellos que no presentaban esta condición (57% frente a 8%, respectivamente) (7). ¿Pero presentan los deportistas un mayor riesgo de fibrosis miocárdica que la población general?

Para disfrutar de todo el contenido únete a Fissac+ con un 50% de descuento

Te lo ponemos fácil para que te centres en lo importante: mejorar tu salud y rendimiento. Ahora Fissac con un 50% el primer año.

Suscríbete ahora y aprende con rigor científico con los audio-artículos, webinars, masterclass y Fissac Magazine

"Fissac+ es el templo de la Fisiología aplicada a la Salud y el Rendimiento Deportivo. La experiencia científica que hay detrás de su equipo humano, junto a la rigurosidad y la constante actualización de contenidos, hacen de este espacio una verdadera referencia en el campo."
aitor
Aitor Viribay
Fisiólogo e investigador. Nutricionista de INEOS

Para disfrutar de todo el contenido únete a Fissac+ con un 50% de descuento

Te lo ponemos fácil para que te centres en lo importante: mejorar tu salud y rendimiento.

Suscríbete ahora y aprende con rigor científico con los audio-artículos, webinars, masterclass y Fissac Magazine

"Fissac+ es el templo de la Fisiología aplicada a la Salud y el Rendimiento Deportivo. La experiencia científica que hay detrás de su equipo humano, junto a la rigurosidad y la constante actualización de contenidos, hacen de este espacio una verdadera referencia en el campo."
aitor
Aitor Viribay
Fisiólogo e investigador. Nutricionista de INEOS

Hasta el momento se desconoce la prevalencia exacta de fibrosis miocárdica en deportistas, aunque sí que parece ser mayor que en la población general. Por ejemplo, en un estudio publicado en la revista Circulation, un grupo de investigadores encontró que el 14% de un grupo de 152 deportistas máster presentaba signos de fibrosis miocárdica, mientras que ningún sujeto del grupo control (compuesto por 92 adultos con bajo riesgo cardiovascular) presentaba esta condición (8). En la misma línea, un reciente meta-análisis ha concluido que los deportistas presentan una prevalencia 7 veces mayor de parches fibróticos que la población general (9). Es importante mencionar, no obstante, que otros estudios no han encontrado una mayor prevalencia de fibrosis en deportistas de diferentes edades en comparación con la población general (10–12).

Los mecanismos exactos por los que el deporte podría favorecer la aparición de parches fibróticos se desconocen. Uno de los principales factores que desencadena la fibrosis es el infarto agudo de miocardio. De hecho, se ha observado que la mitad de los deportistas que presentan fibrosis tienen signos de haber sufrido un evento isquémico (4,8). Sin embargo, también puede aparecer tejido fibrótico por otros factores independientes de la isquemia como por ejemplo un aumento excesivo de presión (como en el caso de las cardiopatías hipertensivas), lo cual provoca un aumento de citoquinas proinflamatorias. Además, la presencia de miocarditis (inflamación del tejido muscular cardíaco, resultando en edema y en algunos casos en daño celular) puede provocar también la afección del tejido hasta el punto de provocar fibrosis, aumentando así el riesgo de condiciones como la cardiomiopatía dilatada. Esto es especialmente relevante en situaciones como la actual pandemia de COVID-19 ya que, como muestra un estudio reciente publicado en JAMA Cardiology, un 2% de los deportistas infectados por el virus podrían desarrollar miocarditis incluso en ausencia de síntomas (13), lo cual resalta la importancia de los controles cardiológicos en esta población. 

Conclusiones

Todavía se desconoce mucho sobre el origen y la prevalencia exacta de fibrosis miocárdica en deportistas, aunque a priori parece que éstos presentan un mayor riesgo que la población general. Aunque son necesarios más estudios para confirmar estos datos, dada la potencial relevancia de la fibrosis en el riesgo cardiovascular, es importante tener precaución y optimizar el control cardiovascular de los deportistas, especialmente en edades avanzadas. Esta prevención podría incluir factores como el manejo correcto de las cargas para evitar esfuerzos excesivos a los que no se está acostumbrado, evitar realizar ejercicio – especialmente si es intenso – durante periodos infecciosos que pueden haber desembocado en una miocarditis, y realizar chequeos cardiovasculares rutinarios. No obstante, estos hallazgos no deben hacernos olvidar que los beneficios asociados a la práctica deportiva habitual superan a los potenciales riesgos, y de hecho, como hemos mostrado otras veces, los deportistas presentan una menor mortalidad (incluyendo tanto mortalidad general como provocada por eventos cardiovasculares) que la población general (14,15).


Referencias:

1.        Bhella PS, Hastings JL, Fujimoto N, Shibata S, Carrick-Ranson G, Palmer MD, et al. Impact of lifelong exercise “dose” on left ventricular compliance and distensibility. J Am Coll Cardiol. 2014;64(12):1257–66. 

2.        Carrick-Ranson G, Hastings JL, Bhella PS, Fujimoto N, Shibata S, Palmer MD, et al. The effect of lifelong exercise dose on cardiovascular function during exercise. J Appl Physiol. 2014;116(7):736–45. 

3.        Shibata S, Fujimoto N, Hastings JL, Carrick-Ranson G, Bhella PS, Hearon CM, et al. The effect of lifelong exercise frequency on arterial stiffness. J Physiol. 2018;596(14):2783–95. 

4.        Möhlenkamp S, Lehmann N, Breuckmann F, Bröcker-Preuss M, Nassenstein K, Halle M, et al. Running: The risk of coronary events – Prevalence and prognostic relevance of coronary atherosclerosis in marathon runners. Eur Heart J. 2008;29(15):1903–10.

5.        Kwong RY, Chan AK, Brown KA, Chan CW, Reynolds HG, Tsang S, et al. Impact of unrecognized myocardial scar detected by cardiac magnetic resonance imaging on event-free survival in patients presenting with signs or symptoms of coronary artery disease. Circulation. 2006;113(23):2733–43. 

6.        Gulati A, Jabbour A, Ismail TF, Guha K, Khwaja J, Raza S, et al. Association of fibrosis with mortality and sudden cardiac death in patients with nonischemic dilated cardiomyopathy. JAMA – J Am Med Assoc. 2013;309(9):896–908. 

7.        Möhlenkamp S, Leineweber K, Lehmann N, Braun S, Roggenbuck U, Perrey M, et al. Coronary atherosclerosis burden, but not transient troponin elevation, predicts long-term outcome in recreational marathon runners. Basic Res Cardiol. 2014;109(1). 

8.        Merghani A, Maestrini V, Rosmini S, Cox AT, Dhutia H, Bastiaenan R, et al. Prevalence of Subclinical Coronary Artery Disease in Masters Endurance Athletes with a Low Atherosclerotic Risk Profile. Circulation. 2017;136(2):126–37. 

9.        Zhang C-D, Xu S-L, Wang X-Y, Tao L-Y, Zhao W, Gao W. Prevalence of Myocardial Fibrosis in Intensive Endurance Training Athletes: A Systematic Review and Meta-Analysis. Front Cardiovasc Med. 2020;7(September). 

10.      Abdullah SM, Barkley KW, Bhella PS, Hastings JL, Matulevicius S, Fujimoto N, et al. Lifelong Physical Activity Regardless of Dose Is Not Associated with Myocardial Fibrosis. Circ Cardiovasc Imaging. 2016;9(11):1–7. 

11.      Bohm P, Schneider G, Linneweber L, Rentzsch A, Krämer N, Abdul-Khaliq H, et al. Right and left ventricular function and mass in male elite master athletes: A controlled contrast-enhanced cardiovascular magnetic resonance study. Circulation. 2016;133(20):1927–35. 

12.      Kindermann W, Scharhag J. High-Level Endurance Exercise: Are All Potential ‘Cons’ Justified? Sport Med. 2016;46(8):1191–2. 

13.      Daniels CJ, Rajpal S, Greenshields JT, Rosenthal GL, Chung EH, Terrin M, et al. Prevalence of Clinical and Subclinical Myocarditis in Competitive Athletes With Recent SARS-CoV-2 Infection. JAMA Cardiol. 2021;1–10. 

14.      Garatachea N, Santos-Lozano A, Sanchis-Gomar F, Pareja-Galeano H, Emanuele E, Lucia A. Elite athletes live longer than the general population: a meta-analysis. Mayo Clin Proc. 2014;89(9):1195–200. 

15.      Antero J, Tanaka H, De Larochelambert Q, Pohar-Perme M, Toussaint JF. Female and male US Olympic athletes live 5 years longer than their general population counterparts: A study of 8124 former US Olympians. Br J Sports Med. 2020;In press. 

Pedro L. Valenzuela

Pedro L. Valenzuela (Alcalá de Henares, 1992) es Doctor en Ciencias de la Salud, investigador postdoctoral en el Instituto de Investigación del Hospital 12 de Octubre (grupo de investigación en Actividad Física y Salud, PAHERG), y profesor asociado en la Universidad de Alcalá. Estudió Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, para después complementar su formación con un máster en Fisiología Integrativa. Compagina su labor investigadora tanto en el campo del rendimiento deportivo (habiendo realizado numerosos estudios sobre entrenamiento, rendimiento y nutrición en deportistas de élite) como en el campo de la salud, con especial interés en la aplicación del ejercicio físico en poblaciones clínicas.

Artículos relacionados

Artículo

8 minutos

Artículo

Libre acceso

6 minutos

Artículo

9 minutos

Artículo

7 minutos

Hola

¡Hola! Accede a tu cuenta.

SOPORTE

Usamos cookies.