Mitos del entrenamiento de fuerza en niños y adolescentes

Existen diferentes mitos o creencias alrededor del entrenamiento de fuerza en niños y adolescentes que lo tildan de inseguro, ineficaz o innecesario. Sin embargo, la evidencia no deja lugar a dudas sobre los beneficios para la salud y, por lo tanto, la idoneidad de practicar trabajo de fortalecimiento desde la infancia.

Existe evidencia científica suficiente para apoyar de forma unánime los beneficios del entrenamiento de fuerza en niños y adolescentes (1,2). Debido a sus enormes beneficios, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la realización de este tipo de entrenamiento al menos 3 días por semana por parte de los jóvenes de entre 5 y 17 años (3). Sin embargo, a pesar de sus beneficios sobre la salud y las recomendaciones de la OMS en favor de su práctica, la realización de entrenamiento de fuerza por parte de niños y adolescentes es todavía baja. En Europa, por ejemplo, apenas un 19% de los adolescentes (entre 15 y 17 años) declararon participar al menos 3 días en actividades de fortalecimiento muscular, mientras que casi un 60% admitieron no practicarlas ningún día de la semana (4). Estos paupérrimos datos de participación se traducen en que los niveles de fuerza durante la infancia y la adolescencia estén decreciendo paulatinamente (5,6), con las importantes implicaciones que esto tiene sobre su salud futura (en este artículo hablamos sobre esta problemática) (7).

Hay diferentes creencias alrededor del entrenamiento de fuerza (sobre algunas de ellas hemos hablado en un anterior artículo) que lo tildan de inseguro, ineficaz o innecesario para los niños y adolescentes. Estas creencias, a pesar de la evidencia científica que las refuta, se han instaurado entre algunos profesionales de la salud, profesores, padres e incluso entrenadores. Una de las más arraigadas es la que considera que el entrenamiento de fuerza durante los años de crecimiento limitará su formación y desarrollo óseo. Un pensamiento que, como demuestra un estudio publicado en 2015 (8), sigue estando presente hoy en día. Así, mientras que los padres muestran una actitud sensiblemente más positiva hacia el entrenamiento de resistencia (conocido comúnmente como aeróbico), con solo un 4% reconociendo que no permite a sus hijos realizarlo, un 30% refiere que no dejan que sus hijos entrenen fuerza, alegando como principal razón, precisamente, el que pueda interferir con su crecimiento (8). Sin embargo, como vimos en este otro artículo, el entrenamiento de fuerza no produce ningún efecto perjudicial sobre el crecimiento de los más jóvenes.

30% en Fissac+ para siempre

Accede a más de 600 artículos y podcast, Fissac Mag, webinars y mucho más…

¡Ahora ser de Fissac+ es más fácil que nunca!
Solo 3,5€/mes

Aplicable a la suscripción anual. Puedes cancelar tu suscripción cuando quieras.

Tampoco es raro escuchar o leer otros mitos alrededor del trabajo de fuerza para los más jóvenes. Algunos de los más habituales afirman que no es seguro porque incrementa el riesgo de lesiones, que hará que el cuerpo de las niñas y adolescentes ganen mucha masa muscular y se vuelvan muy “musculados”, o que el entrenamiento de fuerza es sólo para los deportistas. Sin embargo, toda esta mitología (Figura 1) ha sido rechazada por diferentes investigaciones científicas que no dejan lugar a dudas sobre los beneficios para la salud: es necesario practicar trabajo de fortalecimiento desde la infancia (1,2,9). No obstante, al tratarse de niños y adolescentes, siempre hemos de recurrir a especialistas cualificados para que supervisen la correcta ejecución del programa de entrenamiento. Por último, comentar que, aunque tradicionalmente visualizamos el entrenamiento de fuerza como una forma aburrida de levantar pesas en un gimnasio, se puede realizar de una gran variedad de formas, incluyendo el propio peso corporal o incorporando diferentes materiales (p.ej., balones medicinales, bandas elásticas u otros elementos) que pueden convertir este tipo de entrenamiento en una actividad lúdica, que será lo que realmente adhiera al niño o adolescente al entrenamiento.

Figura 1. Mitos alrededor del entrenamiento de fuerza en los niños. Adaptada de Faigenbaum et al. (9).

Referencias:

1.        Stricker PR, Faigenbaum AD, McCambridge TM. Resistance Training for Children and Adolescents. Pediatrics. 2020;145(6). Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32457216/

2.        Lloyd RS, Faigenbaum AD, Stone MH, Oliver JL, Jeffreys I, Moody JA, et al. Position statement on youth resistance training: the 2014 International Consensus. Br J Sports Med. 2014;48(7):498–505. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24055781/

3.        Bull FC, Al-Ansari SS, Biddle S, Borodulin K, Buman MP, Cardon G, et al. World Health Organization 2020 guidelines on physical activity and sedentary behaviour. Br J Sports Med. 2020;54(24):1451–62. 

4.        Bennie JA, Faulkner G, Smith JJ. The epidemiology of muscle-strengthening activity among adolescents from 28 European countries. Scand J Public Health. 2022;50(2):295–302. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34304606/

5.        Sandercock GRH, Cohen DD. Temporal trends in muscular fitness of English 10-year-olds 1998-2014: An allometric approach. J Sci Med Sport. 2019;22(2):201–5. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30098974/

6.        Moliner-Urdiales D, Ruiz JR, Ortega FB, Jiménez-Pavón D, Vicente-Rodriguez G, Rey-López JP, et al. Secular trends in health-related physical fitness in Spanish adolescents: the AVENA and HELENA studies. J Sci Med Sport. 2010;13(6):584–8. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/20452281/

7.        García-Hermoso A, Ramírez-Campillo R, Izquierdo M. Is Muscular Fitness Associated with Future Health Benefits in Children and Adolescents? A Systematic Review and Meta-Analysis of Longitudinal Studies. Sport Med. 2019;49(7):1079–94. Available from: https://doi.org/10.1007/s40279-019-01098-6

8.        Ten Hoor GA, Sleddens EFC, Kremers SPJ, Schols AMWJ, Kok G, Plasqui G. Aerobic and strength exercises for youngsters aged 12 to 15: what do parents think? BMC Public Health. 2015;15(1). Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26423524/

9.        Faigenbaum AD, Stracciolini A, Macdonald JP, Rebullido TR. Mythology of youth resistance training. 2022;bjsports-2022-105804. 

Para seguir leyendo, suscríbete a Fissac+

Accede a más de 600 artículos y podcast, Fissac Mag, webinars y mucho más…

Más conocimiento por menos

40%

Puedes cancelar cuando quieras.

4 meses gratis en tu suscripción anual

La opción más económica para estar al día sobre fisiología, salud y ejercicio en estos tiempos que corren.

Anual

4 meses Gratis

Todo el contenido de Fissac+

59,99€ 96,00€ /año

Ahorra un 40% con la suscripción anual

Mensual

Prueba Fissac+

Todo el contenido de Fissac+

1€ /primer mes

Después 7,99€ /mes

Julio 2022

Alexia Putellas y Blanca Romero

Febrero 2022

Toña Lizarraga y Mireia Porta

Alimentando al mejor equipo del mundo

Diciembre 2021

Mikel Izquierdo

Que la fuerza te acompañe

¡Bienvenid@ de nuevo!

Nos alegramos de verte por aquí.

Inicia sesión para acceder a tu cuenta

¡Bienvenid@ de nuevo!

Nos alegramos de verte por aquí.

Elige tu plan en Fissac+

Te esperamos en el lado oscuro

Hazte socio y disfruta de todo el contenido de Fissac+

Mensual · 1€ / primer mes

Después 6,99 EUR /mes

Anual · 49,99€ /año

Todo el contenido de Fissac+

Puedes cancelar tu suscripción cuando quieras, aunque esperamos que te quedes;)