Comparación de los efectos sobre la salud y la composición corporal del HIIT vs ejercicio aeróbico en personas obesas

Los efectos del HIIT en personas jóvenes y sanas son sobradamente conocidos, pero ¿qué beneficios ofrece este tipo de entrenamiento a personas con obesidad?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Es importante entender cuáles son los beneficios que provoca el ejercicio en personas que tienen obesidad y enfermedades asociadas a un perfil cardiometabólico obesogénico. La respuesta que provocará un tipo de ejercicio u otro vendrá asociada a la dosis, es decir, duración, intensidad, y tipo. Con el fin de comparar los efectos de un programa de ejercicio interválico de alta intensidad (HIIT) con ejercicio continuo moderado (MIT) en hombres con sobrepeso u obesidad, se llevó a cabo un estudio [1] de 6 semanas en el que se evaluaron los cambios en la composición corporal, la sensibilidad a la insulina, la presión sanguínea, el perfil lipídico y el fitness cardiovascular (VO2 max). Los investigadores llevaron a cabo dos protocolos de ejercicio en bicicleta (Tabla 1):

  1. HIIT: 20 minutos, 3 sesiones a la semana. 4 series de 30 segundos al 85% de la potencia anaeróbica máxima + 4 minutos de descanso al 15% de la potencia aneróbica máxima.
  2. MIT: 45-60 minutos a una intensidad de 55–65% VO2 max 5 días a la semana.

Tabla 1. Datos de protocolos de entrenamiento [1].

fissac _ protocolos pérdida de peso salud ejercicio HIIT

28 sujetos sedentarios con sobrepeso u obesidad (20 ± 1.5 años, IMC de 29.5 ± 3.3 kg/m2) fueron asignados a uno de los 2 grupos de estudio. Se les evaluó al inicio y al final del protocolo de ejercicio. Se les hizo un DXA para medir la composición corporal, una prueba de esfuerzo para determinar el VO2 max, prueba oral de tolerancia a la glucosa para la sensibilidad a la insulina y se les midió la presión sanguínea.

Los resultados mostraron que tanto el MIT como el HIIT mejoraron de igual manera el % de grasa total, el colesterol total, VLDL, HDL, triglicéridos y la sensibilidad a la insulina, mientras que el MIT aumentó en mayor medida el VO2 max (11.1% vs 2.83%). Por lo tanto, estos dos protocolos de ejercicio parecen mejorar parámetros cardiometabólicos que normalmente se encuentran alterados en personas con obesidad. Además, a pesar de que el HIIT es un tipo de entrenamiento muy interesante porque se necesita menos tiempo para realizarlo, factor importante a día de hoy ya que mucha gente tiene poco tiempo para entrenar, el ejercicio moderado parece ser igualmente válido para personas con obesidad. Incluso en las primeras etapas de un protocolo de pérdida de peso, cuando entrenar a alta intensidad puede ser más complicado, comenzar con ejercicio moderado puede ayudar a mejorar a la condición física y servir como base para implementar protocolos de mayor intensidad y volumen.

Por ello, conocidos los efectos del HIIT en población joven y sana, y puesto que diversos estudios [2,3] demuestran que en pacientes con enfermedades cardiometabólicas el entrenamiento de alta intensidad puede ser implementado en el tratamiento sin complicaciones, el HIIT podría ser utilizado en programas de entrenamiento junto con ejercicio aeróbico moderado y de fuerza para potenciar los beneficios que provoca el ejercicio físico en personas con sobrepeso y obesidad.


Referencia:

[1]      G. Fisher, A. W. Brown, M. M. Bohan Brown, A. Alcorn, C. Noles, L. Winwood, H. Resuehr, B. George, M. M. Jeansonne, and D. B. Allison, “High Intensity Interval- vs Moderate Intensity- Training for Improving Cardiometabolic Health in Overweight or Obese Males: A Randomized Controlled Trial.,” PLoS One, vol. 10, no. 10, p. e0138853, Jan. 2015.

[2]      A. E. Tjønna, S. J. Lee, Ø. Rognmo, T. O. Stølen, A. Bye, P. M. Haram, J. P. Loennechen, Q. Y. Al-Share, E. Skogvoll, S. A. Slørdahl, O. J. Kemi, S. M. Najjar, and U. Wisløff, “Aerobic interval training versus continuous moderate exercise as a treatment for the metabolic syndrome: a pilot study.,” Circulation, vol. 118, no. 4, pp. 346–54, Jul. 2008.

[3]      D. E. R. Warburton, D. C. McKenzie, M. J. Haykowsky, A. Taylor, P. Shoemaker, A. P. Ignaszewski, and S. Y. Chan, “Effectiveness of high-intensity interval training for the rehabilitation of patients with coronary artery disease.,” Am. J. Cardiol., vol. 95, no. 9, pp. 1080–4, May 2005.

Ahorra tiempo y mantente actualizado

Descubre la suscripción de Fissac+

Recibe cada semana artículos e infografías de las últimas investigaciones para aprender de forma sencilla y práctica. Y además, webinars, cursos y la revista Fissac+ Magazine.

Puedes pausar o cancelar tu suscripción cuando quieras.

Hay comentarios sobre este artículo
Comentarios a: Comparación de los efectos sobre la salud y la composición corporal del HIIT vs ejercicio aeróbico en personas obesas
  • Avatar
    9 febrero, 2016

    Gracias por el aporte 🙂

    Lo que sí es curioso es lo poco que se pillan los dedos los científicos a la hora de trabajar este tipo de estudios con clientes obesos. Os habéis fijado que muchos de los casos trabajan con clientes de IMC tipo 28-30, que en algunos casos ni son considerados como tal. La información es más que válida (indudablemente) pero a ver cuando nos llega un cliente que, además de obesidad metabólica tiene unos cuantos años más que los sujetos del estudio y algunas lesiones derivadas. P…tada.

    A ver quién se atreve a un estudio de estos. Repito, muchas gracias por el post!

    Respuesta
Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos en Fissac

Accede a tu cuenta