Ejercicio físico para prevenir el declive funcional en personas mayores hospitalizadas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Los periodos de hospitalización son un arma de doble filo en las personas mayores. Debido a los bajos niveles de actividad física que tienen estos pacientes durante su estancia, esta población sufre a menudo de un gran deterioro funcional e incluso cognitivo pese a curarse de la enfermedad que motivó el ingreso. De hecho, se estima que aproximadamente una de cada tres personas mayores sufre de discapacidad asociada a la hospitalización (HAD, por sus siglas en inglés), es decir, pérdida de la capacidad de realizar de forma independiente al menos una actividad de la vida diaria (como comer, ir al baño, vestirse o desplazarse) en el momento del alta con respecto a antes de ser hospitalizados.1

Las consecuencias del HAD son enormemente relevantes tanto para los pacientes como para sus familias o cuidadores, ya que los pacientes afectados por esta condición tienen un mayor riesgo de declive funcional, re-hospitalización y mortalidad en los meses posteriores. Por ello, son necesarias estrategias que ayuden a evitar la incidencia de HAD en esta población. Bajo este contexto, un estudio recientemente publicado por Pedro L. Valenzuela y otros miembros de CIBERFES (Centro de Investigación Biomédica en Red, Fragilidad y Envejecimiento Saludable) como los geriatras Javier Ortiz-Alonso y José Antonio Serra-Rexach o el investigador Alejandro Lucia ha evaluado el efecto de un programa de ejercicio físico en pacientes mayores hospitalizados.2

Un total de 268 pacientes (edad media 88 años) hospitalizados en el servicio de geriatría del Hospital Gregorio Marañón fueron asignados a un grupo que realizaba ejercicio durante su estancia hospitalaria (aproximadamente 20 minutos al día en los que realizaban ejercicios tan simples como levantarse y sentarse en una silla, o andar por el pasillo con o sin ayuda), o a un grupo control que recibía únicamente los tratamientos médicos convencionales. Tras el periodo de hospitalización (que tuvo una duración aproximada de una semana en ambos grupos), los resultados mostraron que aquellos pacientes que habían hecho ejercicio tenían un 70% menos riesgo de sufrir HAD.

Así, este estudio confirma la importancia de mantener unos niveles de actividad física lo más altos posibles durante los periodos de hospitalización en personas mayores, lo cual se puede conseguir incluso con ejercicios al alcance de todos como son levantarse de una silla o andar (con ayuda si es necesario). Debemos cambiar el paradigma actual en el cual se asocia la hospitalización con un periodo de inmovilización forzada. El personal sanitario debe promover la realización de ejercicio en los pacientes mayores siempre y cuando las condiciones médicas lo permitan, en vez de fomentar el clásico “reposo en cama” incluso en pacientes con total capacidad de movimiento.


REFERENCIAS

  1. Loyd C, Markland AD, Zhang Y, et al. Prevalence of Hospital-Associated Disability in Older Adults: A Meta-analysis. J Am Med Dir Assoc. 2019;In press. doi:10.1016/j.jamda.2019.09.015
  2. Ortiz-Alonso J, Bustamante-Ara N, Valenzuela PL, et al. Effect of a simple exercise programme on hospitalisation-associated disability in older patients: a randomised controlled trial. JAMDA. 2020;In press. doi:https://doi.org/10.1101/19008151
Colaborador

Ahorra tiempo y mantente actualizado

Descubre la suscripción de Fissac+

Recibe cada semana artículos e infografías de las últimas investigaciones para aprender de forma sencilla y práctica. Y además, webinars, cursos y la revista Fissac+ Magazine.

Puedes pausar o cancelar tu suscripción cuando quieras.

No Hay Comentarios
Comentarios a: Ejercicio físico para prevenir el declive funcional en personas mayores hospitalizadas

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Accede a tu cuenta