El estilo de vida durante el embarazo puede determinar la salud celular de los niños

La longitud de los telómeros se asocia con la salud y la esperanza de vida, y está determinada en parte por el estilo de vida. Diferentes estudios han analizado cómo influye el estilo de vida de la madre durante el embarazo (la nutrición, el tabaco o la contaminación) sobre la longitud telomérica de sus hijos y, por tanto, sobre su salud.

Los telómeros son las estructuras que se encuentran en la parte final de los cromosomas que protegen nuestra información genética durante la división celular. Utilizando una analogía, los telómeros serían como los protectores de plástico que llevan los cordones en sus extremos para no deshilacharse. El problema radica en que los telómeros se van acortando con cada división celular y éste es un fenómeno crucial, ya que cuanto más cortos sean los telómeros, mayor es el riesgo de mortalidad y de enfermedades asociadas a la edad. Y, ¿qué determina la velocidad de acortamiento de los telómeros? La genética y nuestro estilo de vida (tabaco, nutrición, inactividad física, ansiedad y estrés, contaminación…).

Por otro lado, como hemos venido contando en anteriores ocasiones, la infancia es un periodo clave en el establecimiento de la salud que posteriormente tendremos de mayores y así, lo que hagamos durante esta etapa inicial de la vida, se verá reflejado en el futuro. Sin embargo, hay un periodo incluso anterior a los primeros años de vida en el que lo acontecido podría determinar nuestra salud futura. Nos referimos al embarazo. De hecho, el estilo de vida de la madre durante el embarazo no solo tendrá un efecto directo sobre el feto, sino también efectos a largo plazo sobre su salud. Es lo que se conoce como ‘programación fetal’. 

Así, durante el embarazo, la obesidad de la madre va a influir en el entorno intrauterino, asociándose con un mayor riesgo de morbi-mortalidad para el feto y posterior lactante. Pero también condiciones patológicas como la obesidad, el asma y las enfermedades cardiovasculares en la infancia se relacionan con madres que durante el embarazo tuvieron obesidad. Por lo tanto, un exceso de peso a lo largo del embarazo podría tener consecuencias sobre la salud del feto durante el propio embarazo e incluso años después de su nacimiento. Bajo esta premisa, en un reciente estudio se ha hallado que las mujeres con obesidad durante el embarazo tienen hijos con telómeros más cortos y, por ende, más viejos a nivel molecular (1). Es decir, su edad biológica es mayor de la que realmente debería ser. Clemente y cols. analizaron la asociación entre la obesidad durante el embarazo y la longitud telomérica en 1396 parejas de madres e hijos de 8 años. Se encontró que, por cada unidad (1 kg/m2) más en el índice de masa corporal (IMC) de la madre durante el embarazo, la longitud de los telómeros de los niños era un 0,26% más corta (1). 

Este hallazgo es especialmente importante, ya que en un estudio similar se observó que, por cada aumento de una unidad en el IMC previo al embarazo, los telómeros de la sangre del cordón umbilical y de la placenta eran un 0,50% y 0,66% más cortos, lo que suponía una pérdida de aproximadamente 50 pares de bases en la longitud de los telómeros del neonato (2). Mientras un adulto pierde una media de entre 32 y 45 pares de bases anualmente (3), los investigadores estimaron que cada incremento de una unidad del IMC materno equivalía a los pares de bases que pierde un adulto en un año o año y medio (2). Gráficamente, los recién nacidos de madres con obesidad fueron de 12 a 17 años mayores biológicamente en comparación con los de mujeres con normo-peso.

Al igual que ocurre con la obesidad, las consecuencias negativas del tabaco en la salud han sido demostradas a través de numerosos estudios. Lo que también ha sido confirmado recientemente es que el tabaco durante el embarazo afecta a la longitud telomérica de los niños (4). Así, otro estudio evaluó a las mismas 1396 parejas de madres e hijos del estudio de Clemente y cols. (1), hallando que los hijos de mujeres fumadoras pasivas (es decir, aquellas que por su entorno se encuentran expuestas a la inhalación del humo del tabaco sin fumar ellas) sufren un acortamiento de hasta un 3.9% en la longitud telomérica (4). En concreto se observó que los hijos de las madres que presentaron cotinina en orina en niveles equivalentes a los que tienen los fumadores pasivos poseen telómeros más cortos y, por tanto, son susceptibles a un envejecimiento biológico prematuro y a un mayor riesgo de enfermedades crónicas. Como podemos observar, no es necesario siquiera fumar para perjudicar la salud de los hijos, ya que tan solo el hecho de estar habitualmente en entornos donde la gente fuma va a afectar negativamente no solo a la madre, sino también a su futuro hijo.

Con el plan anual de Fissac+ ahorras un 40% en tu suscripción para siempre.

Todo el poder del conocimiento por el precio de dos cafés al mes.

Aplicable a la suscripción anual. Puedes cambiar a otro plan o cancelar tu suscripción cuando quieras.

Otro de los factores medioambientales que podría afectar a la longitud telomérica de los niños es la contaminación. Así, en un estudio publicado en la prestigiosa revista JAMA Pediatrics, la exposición a una atmósfera contaminada con partículas conocidas como PM2.5 (mezcla de partículas con un diámetro ≤ 2.5 µm y que suelen hallarse en las emisiones de los tubos de escape de los vehículos) durante el embarazo se asocia con un acortamiento del 9% y el 13% en la longitud de los telómeros de la sangre del cordón umbilical y de la placenta, respectivamente (5). En esta línea, recientemente, ha sido publicado un interesantísimo estudio en el que se compara la longitud telomérica de niños nacidos de madres que, durante su embarazo, habían estado expuestas a la contaminación de una central eléctrica de carbón situada en la provincia china de Tongliang frente a la de los niños que nacieron tras el cierre de la central (es decir, madres que durante el embarazo no habían estado sometidas a los elevados niveles de contaminación del aire emitidos por la instalación). El análisis de los resultados determinó que los telómeros fueron más cortos en aquellos niños nacidos antes del cierre de la central (6). Además, en los niños con una mayor longitud telomérica se observaron también mayores niveles de BDNF, un factor neurotrófico crucial para la plasticidad cerebral y la regulación de la función cognitiva (6).

Figura 1. Infografía resumen de la influencia que tiene el estilo de vida de la madre en la longitud de los telómeros del niño

En resumen, hábitos de vida no saludables de las madres durante el embarazo podrían acortar la longitud telomérica de sus hijos y, por tanto, podrían estar predisponiéndolos a un envejecimiento biológico y molecular prematuro y a una mayor susceptibilidad a desarrollar enfermedades crónicas. Por ello, es fundamental la promoción de estilos de vida saludables desde diferentes instituciones con el objetivo de que el mensaje llegue a toda la población y que, con acciones muy concretas y básicas (realizar ejercicio físico, comer bien, no permanecer en sitios donde haya gente fumando o alejarse de zonas de gran contaminación), se pueda dispensar un futuro saludable a los niños.


Referencias:

1. Clemente DBP, Maitre L, Bustamante M, et al. Obesity Is Associated With Shorter Telomeres in 8 Year-Old Children. Sci Rep. 2019;9(1):18739.

2. Martens DS, Plusquin M, Gyselaers W, et al. Maternal pre-pregnancy body mass index and newborn telomere length. BMC Med. 2016;14(1):148. 

3. Müezzinler A, Zaineddin AK, Brenner H. A systematic review of leukocyte telomere length and age in adults. Ageing Res Rev. 2013;12(2):509-19.

4. Osorio-Yáñez C, Clemente DBP, Maitre L, et al. Early life tobacco exposure and children’s telomere length: The HELIX project. Sci Total Environ. 2020;711:135028.

5. Martens DS, Cox B, Janssen BG, et al. Prenatal Air Pollution and Newborns’ Predisposition to Accelerated Biological Aging. JAMA Pediatr. 2017;171(12):1160-1167.6. Perera F, Lin CJ, Qu L, Tang D. Shorter telomere length in cord blood associated with prenatal air pollution exposure: Benefits of intervention. Environ Int. 2018;113:335-340.

Para seguir leyendo únete a Fissac+

Hazte soci@ de Fissac y aprende con rigor científico con los audio-artículos, webinars y Fissac Magazine

Ahorra un 40%

Si eres socio de Fissac+ podrás acceder de forma ilimitada a:

– Más de 700 Artículos Premium

– Más de 100 Audio-artículos

– Acceso a todos los números de Fissac Magazine

– Acceso a todos los Webinars y Masterclass

Newsletter Semanal con las últimas novedades

Si has leído este artículo, quizás te interese...

¡Bienvenid@ de nuevo!

Nos alegramos de verte por aquí.

Inicia sesión para acceder a tu cuenta

Elige tu plan en Fissac+

Te esperamos en el lado oscuro

Hazte socio y disfruta de todo el contenido de Fissac+

Más conocimiento por menos

40%

Puedes cancelar cuando quieras.

4 meses gratis en tu suscripción anual

Anual · 59,99€ 96,00€ /año

Todo el contenido de Fissac+

Mensual · 1€ / primer mes

Después 7,99 EUR /mes

Puedes cancelar tu suscripción cuando quieras, aunque esperamos que te quedes;)