Ejercicio físico, una coreografía molecular. Por qué no se pueden imitar sus efectos

Cuando hacemos ejercicio, se desencadena una coreografía biológica que puede alterar más de 9.000 moléculas. Debido al impacto que tiene sobre la totalidad de los tejidos del organismo, el ejercicio se utiliza muchas veces como modelo para la creación de fármacos que intentan simular los beneficios que produce en la salud. ¿Es posible crear un fármaco que mimetice los efectos del ejercicio? ¿Puede una transfusión de sangre de una persona entrenada transmitir los beneficios del ejercicio?

Para seguir leyendo únete a Fissac+

Hazte soci@ de Fissac y aprende con rigor científico con los audio-artículos, webinars y Fissac Magazine

Ahorra un 40%

Si eres socio de Fissac+ podrás acceder de forma ilimitada a:

– Más de 700 Artículos Premium

– Más de 100 Audio-artículos

– Acceso a todos los números de Fissac Magazine

– Acceso a todos los Webinars y Masterclass

Newsletter Semanal con las últimas novedades

Si has leído este artículo, quizás te interese...

¡Bienvenid@ de nuevo!

Nos alegramos de verte por aquí.

Inicia sesión para acceder a tu cuenta

Elige tu plan en Fissac+

Te esperamos en el lado oscuro

Hazte socio y disfruta de todo el contenido de Fissac+

Más conocimiento por menos

40%

Puedes cancelar cuando quieras.

4 meses gratis en tu suscripción anual

Anual · 59,99€ 96,00€ /año

Todo el contenido de Fissac+

Mensual · 1€ / primer mes

Después 7,99 EUR /mes

Puedes cancelar tu suscripción cuando quieras, aunque esperamos que te quedes;)